El Cigarro, tus Pulmones y el Asma.

Si eres asmático o asmática y fumas, estás jugando peligrosamente con tu salud

El cigarrillo es perjudicial tanto para ti que no fumas como para los que sí lo hacen, es dañino en todas sus formas, colores, olores y sabores, y más aún si tienes un problema tan serio como el asma. Cuando se tiene asma, los pulmones no pueden funcionar tan bien como deberían, puedes toser, cansarte más rápido y sentir que te falta el aire, pues tus vías respiratorias se irritan, se inflaman y se estrechan, llenándose de una mucosidad pegajosa. Si esto pasa sin fumar, ¿te imaginas lo que pasaría si fumaras?

Toma el control

1.- No permanezca al lado de personas que fumen, trata de evitarlas lo más que puedas.

2.- Si tus amigos o familiares fuman, explícales que el humo del cigarrillo te hace mucho daño, llevándote a sufrir crisis asmáticas.

3.- Cuando estés en un restaurante o en algún sitio con zona de fumadores, elige siempre el área para no fumadores.

4.- Anima a tus amigos y familiares para que dejen el cigarro.

5.- Aprende a decir "NO" cuando alguien te invite a fumar o cuando alguien fuma a tu lado.