Vitaminas y Minerales a tu salud...

Los Minerales.

El calcio, el cloro, el magnesio, el fósforo, el potasio, el sodio y el azufre son algunos de los minerales que necesitas para estar súper bien y gozar de buena salud. Es obvio que a ninguno de ellos los vas a encontrar en barrita, ni en forma de bombón; todos vienen incorporados en los alimentos que día a día comes. Encuéntralos por cantidades en la leche, el queso, la mantequilla, las verduras, la sal, la carne, el pescado, las aves, los huevos y las frutas frescas. Te preguntarás, ¿para qué sirven los famosos minerales?  (Los minerales son sustancias inorgánicas distribuidas ampliamente por la naturaleza y presentes también en los alimentos). Pues bien, cuando los ingieres estás dándole una manito a tus huesos, tus dientes, tus músculos, a tu sistema nervioso, a la sangre que va por tus venas y arterias, a la producción de energía para poder disfrutar del fin de semana; en general, a muchos procesos biológicos que son importantísimos para tu desempeño diario.


Las Vitaminas.

Pasando al tema de las vitaminas, podemos decirte que si no las consumes, tu piel se verá fea, tus huesos y tus dientes serán débiles, perderás visión, tu digestión y tu apetito serán pésimos, las llagas harán aparición con mucha frecuencia, tu sistema digestivo trabajará súper mal, la anemia te atacará fácilmente y tus fuerzas no te permitirán ni siquiera levantar una hoja.

Evita que todo esto te suceda, dándole paso al consumo de vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, D, E, K y todas las que existen, comiendo muchas verduras, cereales, productos lácteos, cítricos y frutas en general, fríjoles, huevos, hígado, nueces, carnes rojas y blancas.

Para los teóricos confundidos

Si decides no consumir vitaminas porque temes ganar peso, vete olvidando de esa idea, porque este tipo de sustancias no producen energía y por lo tanto, no le aportan calorías a tu organismo; sólo se encargan de que tus células funcionen de mil maravillas.