Estilo de vida

¿Sabes qué tan saludable es tu estilo de vida?


¿Cómo te quieres ver dentro de 10, 20, 30 años? ¿Con dolores, dependiente de medicamentos, incapacitado, siendo una carga para los demás, siempre enfermo, triste, deprimido...? ¿O quieres verte saludable, feliz, tranquilo y siendo siempre de ayuda para tu familia?

El mundo se está enfermando... Y enfermos de toda índole están a nuestro alrededor, todo el tiempo, afectando a familiares, amigos y a nosotros mismos. Ya hasta es común que los niños estén padeciendo enfermedades como diabetes, insuficiencia renal o cáncer. Es triste decirlo, pero según las estadísticas mundiales casi el 98% de las muertes son prematuras y la gran mayoría por enfermedades. Siendo la muerte natural en la vejez algo muy raro en estos días.

Y uno se pregunta, ¿¡POR QUÉ!?

La respuesta es muy sencilla: cada uno de nosotros, cuando nacemos, recibimos el bello regalo de la salud y en nuestra infancia por nuestra misma inmadurez no le damos el valor a este maravilloso regalo, y el problema es que desde pequeños hemos sido acostumbrados a los malos hábitos, hemos sido manipulados a través de la publicidad y el engaño por personas que queriendo obtener ganancias comerciales no les ha importado bajar las normas de la calidad e inventar miles de productos que si bien tendrán un pequeño porcentaje de alimento, el resto son muchos químicos, haciendo grandes estragos en la salud de las personas adultas y afectando cada vez más a los más pequeños, comenzamos a formar hábitos dañinos y tratamos nuestro cuerpo como si fuera eterno.

Y esta tendencia se ha incrementado durante los últimos años en forma sorprendente y así también se han incrementado las enfermedades y el temible cáncer. El cuerpo humano también como todo en este mundo está regido por leyes naturales y si se vive en obediencia a esas leyes, entonces, ese organismo tendrás las condiciones adecuadas para funcionar bien y la persona gozará de una VIDA SALUDABLE.

Ya casi nadie toma en cuenta las leyes naturales de la salud, al contrario casi la mayoría vivimos en contra de esas leyes haciendo justamente lo contrario sólo para satisfacer nuestros apetitos y nuestras, "comodidades"

Si estas leyes naturales las desobedecemos o si las ignoramos, el cuerpo comenzará a reclamar por medio de disturbio digestivos pasajeros, algún tipo de malestar o simples dolores de cabeza, entre otras cosas... Entonces si inmediatamente le ponemos atención a estos reclamos o síntomas y corregimos la causa que lo provoca, volverá a funcionar normalmente, pero si persistimos en llevar un estilo de vida desobedeciendo las leyes naturales de la salud pueden sobrevenir las enfermedades peligrosas o tan grandes que dañen totalmente algún órgano y sea imposible o casi imposible la recuperación.

Es importante recordar el verso que dice: "Todo lo que el hombre siembra, eso también cosechará"

Debemos empezar a cambiar los malos hábitos; lo podemos ir haciendo poco a poco y no dejarnos llevar por la publicidad, por la sociedad, no hay que dejarnos engañar. Tenemos que crear nuestra propia personalidad y nadie podrá obligarnos a algo que sea dañino para nosotros.

Entonces, ¿qué podemos hacer nosotros?


Primero debemos despertar y meditar sobre las malas costumbres y hábitos que tenemos tanto al comer y beber, y claro, con nuestro estilo de vida.

Segundo y lo más importante es tomar nuestras decisiones para dejar esas costumbres y cambiarlas ahora por buenos hábitos y un estilo de vida saludable.